sábado, 3 de octubre de 2015

Los "sur alemanes” de España juegan al poker

La soberanía nacional podría costar miles de millones a Cataluña (…). ¿Puede sobrevivir un Estado Catalán independiente?

Los catalanes se consideran los “schwaben” de España: trabajadores, eficientes, ahorrativos y dedicados sinceramente dinero. ¿Quiere esta región nordeste, de 7 millones de habitantes, realmente sumergirse en una aventura política, los costes económicos y los riesgos de la cual son incalculables? Después de las elecciones regionales del domingo, que son consideradas por el primer ministro separatista Artur Mas como un “plebiscito” con un “mandato” para hacer cumplir su propio estado, parece ser el caso. Aunque sólo había una mayoría de escaños al parlamento de los secesionistas, pero no una mayoría de votos.

Pero según las primeras declaraciones de los políticos independentistas, la ruptura con España se ha programado cueste el que cueste. Esta es una región con una deuda que las agencias de calificación valoran como “chatarra o basura”, y es de hecho insolvente. La deuda se elevará a casi 70,000 millones de euros para finales de año.

Financieramente Cataluña depende de la financiación del gobierno central de Madrid. El estado español también mantiene la mayor parte de la deuda regional de los catalanes y ha financiado el gobierno del primer ministro, Artur Mas a través de constantes inyecciones financieras del fondo de liquidez para las regiones. Sólo para que pudieran pagar sus servidores públicos y, por ejemplo, para el cuidado de la salud, pagar las cuentas a los proveedores de servicios...

Por lo tanto, le parece al ministro de hacienda español, Cristóbal Montoro, un misterio como es podría financiar una repentina Cataluña independiente, que pierde automáticamente la pertenencia a la Unión Europea, y sus bancos no tienen acceso a préstamos del Banco Central Europeo. Todo esto a los separatistas no los impresiona. Sus acciones siempre empiezan con la pregunta de que se podría hacer con los 16 mil millones de déficit fiscal anual de Cataluña. Otros analistas lo estiman en no más de 6 mil millones.

Los graves daños posibles

(…) La tesis de propagada en Barcelona es que empezaría a fluir la leche y la miel, poder mantener este dinero en el futuro parece irreal. Una ruptura de España y la separación forzada de dos economías elevadamente integradas comportaría daños graves a los dos lados.

Cataluña sería un estado independiente presumiblemente viable pero su punto de partida económico sería fatal. En primer lugar se pondrían a riesgo las pensiones. El déficit del fondo de pensiones (según cifras propias del gobierno del primer ministro separatista Mas) ya ha crecido además en 8 millones de euros. Pero en la actualidad hay un gobierno central que se hace responsable. Se habría de incluir en los costes de una independencia, la pérdida del gran mercado español por los productos catalanes, que ahora representa alrededor del 40% de la facturación.

Advertencia de un “corralito” bancario

Una salida de la Unión Europea comportaría la pérdida de exportaciones catalanas a los países de la UE. Si Cataluña sale del Euro e introduce su propia moneda subirían los riesgos. La inestabilidad política y económica del nuevo estado no sería la mejor base para atraer los inversores extranjeros y evitar la fuga de capital, bancos y empresas.

Incluso el presidente del Banco de España, Luis María Linde ha hecho mención discreta de la posibilidad de un "corralito" según el modelo argentino o griego. Los acuerdos energéticos, la infraestructura común, la investigación y el desarrollo se desequilibrarían. Los "schwaben” españoles, por lo tanto están jugando a un póquer peligroso en un ambiente político, nacionalista y emocional muy cargado.

Artículo publicado esta semana por Frankfurter Allgemeine Zeitung.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...